Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

225 gramos de camarón crudo y pelado
2 rebanadas de pan blanco
22 gramos de lonja de cerdo finamente picada
1/2 cucharadita de vino de jengibre
1/4 cucharadita de sal
1/8 cucharadita de consomé de pollo en polvo
1/8 cucharadita de pimienta negra
1/2 clara de huevo
1/2 cucharada de fécula de maíz
4 tazas de aceite para freír


Preparación:
Recorte las cortezas del pan y córtelas en cuadritos de medio centímetro. Agregue un cuarto de cucharadita de sal a los camarones y mézclelos muy bien; desvene y enjuague los camarones ligeramente con agua y séquelos.
Agregue otro cuarto de cucharadita de sal y machaque los camarones con la parte chata del cuchillo. Reduzca el camarón a una pasta suave; coloque la pasta en un tazón y agregue el vino de jengibre (se obtiene machacando una rebanada de raíz de jengibre, que luego se mezcla con una cucharada de vino blanco; se saca la rebanada de jengibre y se usa el líquido).
También añada un cuarto de cucharadita de sal, el consomé de pollo, la pimienta negra, la clara de huevo y la fécula de maíz. Mezcle en una dirección continua por aproximadamente tres minutos, hasta que la consistencia esté pegajosa; agregue la lonja de cerdo finamente picadas, si lo desea.
Separe la pasta de camarón en 12 porciones y forme albóndigas; páselas sobre el pan picado o molido y presione ligeramente para asegurar que las migajas se adhieran a la superficie.
Ponga en el fuego la sartén y agregue el aceite hasta que esté muy caliente; añada las albóndigas de camarón y fría hasta que floten a la superficie del aceite; voltéelas con una espátula para asegurar su cocimiento uniforme. Cueza dos minutos o hasta que se doren; aumente el calor y fría por 30 segundos (para formar lo crujiente por fuera); retire, escurra y sirva.

Share/Save/Bookmark